Tu peso, tu raza, tu edad, el haber consumido alimentos, la graduación de la bebida, el clima, los medicamentos que has tomado... Son muchos los factores que influyen en la asimilación del alcohol en tu cuerpo. Beber con moderación es básico y verás por qué.
Por ejemplo, 29,5 ml de whisky de 40%, que contiene 11,8 ml de etanol, se diluye en un ser humano de 75 kg para producir una concentración alcohólica en la sangre de alrededor de 0.02%. 

Cuando se consume una bebida alcohólica, pasa a lo largo del esófago, atraviesa del estómago y dentro del intestino delgado. Aunque una pequeña cantidad de alcohol se absorbe a la corriente sanguínea a través de la membrana mucosa, la mayoría del alcohol entra en la corriente sanguínea a través de las paredes del intestino delgado. El alcohol es soluble en agua y la corriente sanguínea lleva el etanol rápidamente a todas partes del cuerpo, donde se absorbe en los tejidos en proporción a su contenido de agua.

En un bebedor que es más pequeño, con la mitad del peso en agua en su cuerpo que la persona del ejemplo anterior, aquellos mismos 11,8 de etanol probablemente produzcan una concentración de alcohol de acerca de 0,04%. Como se Elimina el Alcohol del Cuerpo El metabolismo es el proceso corporal que convertir las substancias ingeridas en otros compuestos.

El metabolismo tiene que ver con un número de procesos, uno de los cuales es conocido como la oxidación. A través de la oxidación en el hígado, el alcohol se desentoxica y se elimina de la sangre, evitando así que el alcohol acumule y destruya las células y los órganos. Una cantidad muy pequeña de alcohol evita el metabolismo y se elimina, sin cambios, en el aliento, en el sudor y en la orina. Hasta que todo el alcohol consumido haya sido metabolizado, se distribuye por todo el cuerpo, teniendo efecto sobre el cerébro y otros tejidos. No importa la cantidad que haya sido consumida, el hígado sólo puede metabolizar cierta cantidad de alcohol por hora. La velocidad del metabolismo del alcohol depende parcialmente de la cantidad de encimas metabolizantes en el hígado que varía entre las personas y en general, después de la ingestión de una bebida normal la cantidad de alcohol de la sangre del bebedor alcanza su punto máximo entre 30 y 45 minutos. Una bebida normal se define como 35,4 cl de cerveza, 177 ml de vino o 44,5 ml de licor destilado, los cuales contienen la misma cantidad de alcohol.)

El alcohol se metaboliza más lentamente de lo que se absorbe. Ya que el metabolismo del alcohol es lento, la ingestión se tiene que controlar para evitar que se acumule en el cuerpo y cause embriaguez.

Los niveles de alcohol en el cerebro son difíciles de medir. Por esta razón, los niveles de alcohol en la sangre se utilizaban primeramente para determinar la concentración de alcohol en los tejidos cerebrales de la persona. Se ha determeinado que la mayoría de la gente empieza a exhibir un impedimiento mental medible de alrededor de 0,05% de alcohol en la sangre.

A alrededor del 0,10%, el impedimiento mental indicará signos físicos evidentes, como el andar inestable. El habla distorsionada se aprecia a partir del 0,15%. La inconsciencia aparece para el nivel del 0,4%. Por encima del 0,5%, las partes del cerebro que dirigen la respiración y el latido del corazón pueden ser anestesiadas, causando la muerte. Aunque hay ventajas en hacer pruebas con la sangre para determinar las concentraciones de alcohol en el cuerpo humano, la recolección de la muestra puede verse como invasiva, dolorosa y costosa en términos de tiempo y dinero.

En los años 1930, se creó la tecnología que aprovecha el hecho de que el alcohol se encuentra en el aliento alveolar en proporción al alcohol que se encuentra en la sangre. Los instrumentos de pruebas de alcohol en el aliento se fabricaron para captar una muestra para el análisis. El analisis del aliento ha evolucionado desde aquel entonces en una tecnología que ofrece un analisis económico, rápido y preciso de una muestra de aliento que se recoge sencillamente y sin dolor.