La vitivinicultura chilena está de luto. El pasado miércoles 30 de junio, el empresario vitivinícola Douglas Murray y uno de los fundadores de la reconocida Viña Montes murió a causa de cáncer. El imparable Murray nació en Antofagasta en 1942, y se graduó en Negocios y Economía en la Universidad de Valdosta, Georgia (USA). Fue director y responsable de las exportaciones de Viña Montes -la que fundó en conjunto con Aurelio Montes, Alfredo Vidaurre y Pedro Grand-, y contó con una amplia y reconocida trayectoria, de más de 35 años en el sector vitivinícola.

 

 

En dicho mundo desempeñó diversos cargos, entre los que destacan el de Presidente encargado de las actividades de exportación para Europa y Asia, de la Asociación de Viñas. Fue también el primer Director de Wines of Chile en el Reino Unido, única entidad en el exterior que representaba a todas las viñas chilenas, con base en Londres. Artífice indiscutido del éxito de los vinos chilenos en Asia. Por toda esta labor fue ampliamente reconocido por sus pares y la industria en general, con distintos premios y galardones.

Vinotheque, la más antigua revista de vinos de Japón, lo eligió como uno de los seis personajes del vino con mayor influencia en aquel país en los últimos 20 años.

Por toda esta labor fue ampliamente reconocido por sus colegas y la industria en general, con distintos premios y galardones.

Douglas estuvo casado con Lucia López, con quien tuvo tres hijos: Douglas, Pamela, Dennis Murray.

Un hombre a quien siempre recordaremos, agradeceremos y cuyo espíritu velará por su gran regalo al mundo del vino.

Su legado

En medio del valle de Colchagua (en el centro de Chile) se levanta una soberbia estructura, bella, impecable y moderna, la única en Sudamérica que ha sido construida bajo las reglas orientales del Feng Shui.
 
Viña Montes es una de las únicas bodegas en Apalta que realiza visitas turísticas. Y vale la pena porque es el máximo exponente de la creciente sofisticación de la comarca, un singular palacio del vino versión high tech, con toques orientales en medio del campo chileno.

Las uvas crecen en unas laderas muy empinadas, sin dudas, las más empinadas que haya visto en mi vida.

Esta bodega, nacida en 1987, produce una cuidada (y limitada) línea de vinos que no dejan de ocupar las primeras páginas de las principales revistas del sector, como son Decanter, Wine Spectator o Wine Enthusiast.

Montes ha brindado a Chile enormes satisfacciones y, objetivamente, se ha convertido en el ?benchmark? de la mayoría de las nuevas Viñas chilenas. Ésta, y llevar a que Chile se vuelque a la calidad, es sumayor contribución al sector vinícola chileno.

Uno de sus mejores vinos es el Montes Alpha M 2001, un vino coupage (Cabernet Sauvignon 80%, Merlot (5%), Cabernet Franc (10%) y Petit Verdot (5%)  que logró 94 puntos de la revista Wine Spectator.

Montes ya está entre 10 diez mayores exportadoras de vinos de Chile, gracias a su manejo profesional apabullante. Hoy en la zona de Apalta, que no tiene más de 10 km de largo, se concentran varios de los vinos íconos de Chile: Clos Apalta (Casa Lapostolle), Montes Folly (Viña Montes) y Floresta Cabernet Sauvignon (Santa Rita).

El Montes Alpha M 2001 es uno de los 10 mejores vinos sudamericanos según The New York Times, donde el especialista Frank Prial hace hincapié en ?su potencia, personalidad avasalladora y suavidad sensual que seduce a cualquiera?.

Los sentidos opinan:

Vista: El vino es de un intenso rojo rubí de múltiples tonalidades.

Olfato: Su aroma evoca a las cerezas. Fruta roja, con notas de pimienta negra y especias.  Cuando se ha envejecido por más de un año en barricas de encina francesa, libera sutiles destellos de vainilla.

Gusto: En el paladar, es equilibrado, con mucho cuerpo y voluptuosidad. Sabe a grosellas, cerezas y moras con una impresionante gama de notas a expresso, minerales, higos y té negro.

Maridaje: El enólogo de la casa recomienda servirlo con chuletitas de cordero, cordero al horno, carnes rojas en todas sus formas, ganso y pavo asados. También boeuf bourguignon, ciervo asado, conejo, jabalí. Si ama las pastas, irá de maravilla con lasaña.