El concurso Sélections Mondiales des Vins de Canadá ha concedido una medalla de oro y dos de plata a tres vinos elaborados en la Denominación de Origen del Vino de Toro. El jurado de este prestigioso certamen, considerado el concurso internacional de vinos más importante en América del Norte, ha decidido premiar con una medalla de oro al vino Gran Colegiata Campus 2002, elaborado por bodegas Fariña, mientras que los dos galardones de plata han sido concedidos al vino Liberalia Cuatro 2003, de la bodega del mismo nombre y al Taurus Roble 2003 de Bodegas Marco Real. Además de estos premios, este concurso también ha concedido una mención de calidad especial a los vinos elaborados en la Denominación de Origen Toro Muruve Reserva de la bodega Frutos Villar y Valdelazarza Crianza 2003, un caldo elaborado por Bodegas Sietecerros.

El concurso de degustación Sélections Mondiales des Vins fue creado en Canadá en 1983, por iniciativa de un empresario particular, aunque desde 1986 hasta el 2005 se celebró bajo la administración de la Sociedad de Alcoholes de Quebec. Hace dos años, esta entidad anunció que dejaría de celebrar este concurso porque no encajaba con las nuevas prioridades mercantiles por lo que las dos últimas ediciones han sido organizadas por un consorcio formado por el festival de la gastronomía de Quebec y de la sociedad Laflamme, Lafontaine & Associées, organizadores de eventos sobre vinos y gastronomía.

Visita

Al margen del éxito cosechado por los vinos de Toro en este certamen internacional, dos catadores de la empresa estatal de Quebec que gestiona el monopolio de las bebidas alcohólicas participaron el pasado miércoles en una cata de vinos de la zona. El gerente del Consejo Regulador, Juan de la Cruz, ha destacado que en esta iniciativa los dos expertos cataron una treintena de vinos, la mayor parte tintos, «aunque ya conocían los vinos de Toro y ya distribuyen alguna referencia en Quebec».

Tras esta cata, como matizó de la Cruz, los dos catadores canadienses destacaron «la gran calidad de los vinos y la sorprendente variedad de vinos, aunque todos se elaboran con la misma variedad de uva». Igualmente, los dos catadores ensalzaron otros valores de los vinos de la Denominación de Origen Toro como la potencia o el cuerpo, por lo que los caldos de la zona «están muy próximos a lo que demanda el consumidor canadiense, se adapta a la climatología del país y a su gastronomía». Uno de los catadores, Michel Bergeron, comunicó a los responsables del Consejo Regulador que «tienen previsto sacar oferta para la adquisición de nuevos vinos españoles y que es muy fácil que aumenten el número de referencias de vinos de Toro».

Como explicó el gerente del órgano vinícola esta empresa estatal hará pública una oferta en la que se detallará la producción que pretende adquirir a un precio máximo y las bodegas de la zona podrán presentar ofertas con las que puedan cubrir esta demanda. Una vez analizadas las propuestas que pudieran enviar las bodegas de la zona, se establecerá una selección para realizar la adjudicación pero «de una forma pública», subrayó de la Cruz.