Siguiendo las directrices del Plan Estratégico, en el sentido de adaptar los productos de Rioja a las demandas actuales del mercado y dotar, en este caso, de una mayor competitividad a los vinos blancos de Rioja, el Pleno del Consejo Regulador de la D.O. Calificada Rioja ha aprobado por unanimidad la incorporación al Reglamento de la Denominación de las variedades blancas Chardonnay, Sauvignon blanc, Verdejo, así como de las variedades blancas autóctonas Maturana blanca, Tempranillo blanco y Turruntés. Por otra parte se ha aprobado también la incorporación de las variedades tintas minoritarias autóctonas Maturana tinta, Maturano o Maturana parda y Monastel, en este caso con el fin de recuperar las raíces del patrimonio vitícola riojano y aportar diversidad a su producción vinícola, manteniendo la identidad y diferenciación. Las nuevas variedades se suman a las siete actualmente autorizadas (cuatro tintas: tempranillo, garnacha, graciano y mazuelo; y tres blancas: viura, garnacha blanca y malvasía), siendo la primera vez desde la creación de la Denominación en 1925 que se incorporan nuevas variedades.

Tras un largo periodo de estudio y debates en el seno de la Comisión Técnica y de Control del Consejo, se han tenido en cuenta las consideraciones y los informes favorables derivados del proyecto de investigación ?Variedades de vid minoritarias en la D.O.Ca. Rioja: necesidad de su recuperación? (uno de cuyos autores y vocal del Consejo, Juan Carlos Sancha, ha recibido la felicitación del Pleno), así como la necesidad que planteaba el Plan Estratégico de Rioja 2005-2020 de adaptar las características de los vinos blancos de Rioja a las tendencias actuales del consumo, exigencia que requería la renovación varietal. El presidente del Consejo ha valorado la decisión como un gran avance para el desarrollo de la Denominación en el futuro, destacando el hecho de que haya sido adoptada con el apoyo de todas las organizaciones del sector.

Las nuevas variedades autorizadas por el Consejo sólo se podrán plantar en sustitución de arranques, a fin de no incrementar la masa vegetal de la Denominación. En el caso de las variedades blancas y tintas autóctonas se podrán elaborar vinos monovarietales, ya que no se establece ninguna limitación porcentual en la elaboración de vinos blancos y tintos. En cuanto a las variedades blancas foráneas (Chardonnay, Sauvignon blanc y Verdejo) no podrán ser predominantes en el producto final, de tal manera que en el etiquetado del vino, si se indicasen las variedades, deberá figurar siempre en primer lugar una variedad blanca tradicional de Rioja (Viura, Garnacha blanca o Malvasía de Rioja) o una variedad minoritaria de Rioja (Maturana blanca, Tempranillo blanco o Turruntés).

En cumplimiento de los requisitos legales en materia de inscripción en los diferentes registros de variedades comerciales, el Consejo solicitará a las Comunidades Autónomas de La Rioja, País Vasco y Navarra la inclusión de las variedades mencionadas y tramitará ante el MAPA la modificación del Reglamento para incluirlas en el mismo. Igualmente, el Pleno ha aprobado la solicitud a las CC.AA. de la autorización de otras variedades comerciales, aún sin especificar, para su disponibilidad en el futuro.