Teniendo en cuenta la valoración del Comité de Cata del Consejo Regulador de la Denominación de Origen ?La Mancha? a la vista de la buena calidad demostrada por los vinos de la presente campaña valorados hasta el momento de entre todos los recogidos por equipo de control de calidad del Consejo, la calificación de la añada 2006 será muy buena. Para poder llegar a dicha conclusión, el citado Comité ha analizado organolépticamente, por el procedimiento de Cata Ciega, más de 600 muestras de vinos elaborados por las bodegas acogidas a la Denominación de Origen. Además, todas las muestras han tenido que pasar un análisis físico-químico, que ha sido realizado por la el Instituto de la Viña y el Vino de Castilla-La Mancha (IVICAM).

Hay que tener en cuenta que, aunque este año la calificación de cosecha por parte de las bodegas se está haciendo de forma mucho más prolongada en el tiempo porque ahora se puede calificar el vino progresivamente a lo largo de todo el año de acuerdo a lo dispuesto por la Ley de la Viña y el Vino de Castilla-La Mancha, hasta el momento ya se han catado más vinos que en toda la campaña 2005-2006, lo que augura un significativo incremento de las muestras de vino con D.O. La Mancha, que se justifica por el aumento de la demanda de vinos de calidad, aunque la particularidad de que haya más diversidad de vinos se debe a que cada vez hay más bodegas que elaboran varietales distintos a las tradicionales Airén, en blancos, y Cencibel o Tempranillo, en tintos.

Frente a los 582 vinos a granel catados el pasado año, la presente campaña ya se han valorado 623 vinos en las 21 catas celebradas hasta el momento, de los que hay 341 tintos, 51 rosados y 231 blancos. A tenor de estas cifras, el número total a final de temporada se podría elevar a 1.000 muestras, puesto que puede haber valoraciones a lo largo de todo el año.

Entre los tintos, la variedad mayoritaria es obviamente la Tempranillo, con 185 muestras. Los rosados llegan a 48. En lo que se refiere a los blancos, la Airén aparece claramente destacada con 123 vinos.

Por otro lado, teniendo en cuenta que el criterio de calificación de Consejo Regulador es más estricto en los puntos de penalización que el utilizado por un gran número de instituciones nacionales e internacionales, ya que se sitúa en 57 puntos como máximo para los vinos a granel y en 53 para los embotellados, es muy destacable que casi todos los vinos catados hayan pasado sobradamente la prueba, lo que además es una muestra del excelente trabajo que están realizando los enólogos de las bodegas manchegas.

La adaptación de las nuevas variedades plantadas en los últimos años están dando resultados sorprendentes en La Mancha por su suelo y climatología que mejoran las variedades.