Las denominaciones de origen emergentes, comienzan a dar que hablar. De ellas, una de las mas destacadas, es la D.O. Costers del Segre. Durante la campaña 2005, esta D.O. exportó 23.746 Hl. lo que supuso un 20% de su producción total comercializada, porcentaje que espera superar en este ejercicio. Para superar los retos, los bodegueros aúnan esfuerzos contribuyendo con siete millones para nuevas instalaciones y modernización de las ya existentes. Este montante se está dedicando a ampliar bodegas para la crianza de los vinos, a incrementar el tamaño de las plantaciones para que nuevas variedades de uva tengan cabida y a crear nuevas instalaciones.

Por otra parte, la Cooperativa del Camp de Vinaixa y la de Rocafort de Queralt se han asociado con nueve entidades de la zona de Tarragona para unificar su producción vitivinícola y aunar esfuerzos en los procesos de envasado y creación de marca. Los impulsores de esta alianza confían en producir dos millones de botellas en 2007 bajo la marca "Castell d'Or".