l proyecto ampara aceites de oliva virgen extra, de color amarillo-verdoso pudiendo tornar a verde oscuro en función de la campaña y del momento de la recolección, y se caracteriza por una acidez máxima de 0,5, siendo una de sus señas de identidad más importantes el alto contenido en ácido graso oléico (79,33%). La Comunidad de Madrid ha decidido aprobar la puesta en marcha de la Denominación de Origen protegida 'Aceite de Madrid', así como las condiciones para poder acogerse a la misma, una vez que han transcurrido los dos meses que marca la normativa sin que nadie haya presentado alegaciones públicas contra este registro. La Administración regional ha emitido la denominada Decisión Favorable para que el 'Aceite de Madrid' sea registrado como D.O. protegida, cuya publicación en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) irá acompañada por un pliego de condiciones técnicas que deberá cumplir todo aceite de oliva virgen extra que quiera acogerse a ella.

La publicación supondrá un paso mas en la tramitación de la futura Denominación de Origen dado que en breve se podrá ostentar de manera provisional antes de que reciba la protección por parte de la Comisión Europea, a petición del Ministerio de Agricultura. La Unión de Cooperativas Agrarias Madrileñas solicitó a finales de 2005 el registro de la D.O. por las cualidades diferenciadoras de este aceite de oliva virgen extra, que se deben principalmente al medio geográfico.

Un centenar de municipios

Este aceite es obtenido por procedimientos mecánicos de las variedades de aceituna mayoritarias Cornicabra y Manzanilla, y de las variedades de aceituna minoritarias Verdeja, Carrasqueña, Picual y Gordal, que proceden ambas de 97 municipios madrileños. Con esta D.O. se pretende dar un gran impulso al olivar regional y a su comercialización.

El olivar madrileño cuenta con 27.201 hectáreas de superficie, localizado en un 97% en las comarcas de La Campiña, Suroccidental y Las Vegas. En la Comunidad de Madrid existen veinte almazaras que transforman la aceituna en aceite mediante procedimientos exclusivamente físicos, sin adición alguna de productos químicos.