Hacer del mundo del vino una inversión cada vez es mas común. Hasta ahora, los inversores se basaban en la experiencia y en su conocimiento enológico para realizar una "apuesta" a medio plazo que pudiera resultar rentable. Sin embargo, se empiezan a destapar bases teóricas digna de ser considerada..

 

Hace unos dí­as, leí­a un excelente artí­culo de Constantino Gómez en Cotizalia en el que se establecí­an pararelismos entre el vino y la inversión en fondos de private equity.

Hablaba de como en la gestión de activos tradicionales se mira con interés la habilidad en el timing del gestor: el valor añadido por el momento de entrada y salida del mercado. En la gestión de private equity no se puede hacer timing del mercado, y por ello se recomienda la diversificación por añadas de inversión y la asignación recurrente al activo.

En el agro el timing es asimilable a lo que hace un agricultor que puede decidir qué cultivo le conviene plantar en espera de una mejor cosecha o precio. Y si no resulta, en la siguiente campaña cambia de cultivo. El viticultor si espera una mala cosecha desde luego no levanta la viña. La seguirá cuidando con esmero cada año, sabiendo que también vendrán añadas buenas y excelentes. Y en esto se parece al inversor en fondos de private equity.

Cuando se invierte en un fondo de capital riesgo lo hacemos a ciegas (en un blind pool), pues desconocemos las compañí­as que se incorporaran a la cartera, y el momento y las cantidades exactas de los capitales que se van a ir desembolsando durante el periodo de inversión del fondo. También se desconoce el momento y cantidad del reembolso. Normalmente el periodo de inversión es de tres o cuatro años, y el des-inversión de cinco a diez. Siendo un activo en el que se tarda cierto tiempo en tener la exposición deseada, tiene un horizonte de inversión a largo plazo y es ilí­quido (o visto de otra forma el coste de la liquidez es alto). De ahí­ que intentar hacer timing no tiene sentido alguno.

Al no poder hacer timing en la construcción de una cartera de private equity se recomienda invertir diversificando por añadas (vintages), que están identificadas con el año en el que hace la primera inversión el fondo. De tal forma que se construya una cartera diversificada entre gestores con distintos periodos de inversión en el tiempo. Actuando de esa forma a lo largo del ciclo, me refiero ahora al económico, se asegura aminorar los excesos de valoración en los momentos de suscripciones y reembolsos. Por que en capital riesgo también se identifican patrones de rentabilidad dependiendo del año de constitución y comienzo del periodo de inversión del fondo. Hay vintages pobres, buenos y excelentes.

Y también se recomienda invertir recurrentemente de tal forma que se pueda mantener la asignación deseada al activo. De otra forma, a medida que se producen los reembolsos de los fondos, motivados por la venta de las compañí­as en cartera, se perderí­a el asset allocation. Y de esa forma asegurarse la exposición al mercado cuando se dan las añadas de inversión excelentes.

Tení­a razón Avicena: "El vino es el amigo del sabio". Pero eso no tiene nada que ver con el timing.

Fuente: Constantino Gómez. Socio Arcano Capital. Cotizalia