En ocasiones abrimos botellas de vino que no se encuentran en perfectas condiciones. Surge la duda en los consumidores no expertos. ¿Será cosa mía, o el vino huele y sabe mal? Sigue nuestros consejos, te ahorrarán dinero y cuidarán tu salud.
 
 
Tiempo atrás, el olor y gusto a moho en vinos era síntoma de suciedad enológica. Después se imputó en gran parte a corchos, y ahora la visión es más compleja, pudiendo intervenir degradaciones derivadas de tratamientos protectores de viña o de bodega a veces extraños a la técnica del vino. Así como existir vectores de transmisión.

Ante esta situación, el cliente puede realizar un testeo suficientemente serio como para obligar al establecimiento donde se adquirió a la devolución sin coste alguno. El tener más de una botella de esa referencia ayudará mucho en el proceso.

- El primer paso, es llevar la caja a un lugar donde podamos realizar la cata en condiciones ideales. Sin olores que enmascaren los problemas, con buena luminosidad y con el paladar limpio.

- A continuación, se abre el cartonaje y de bruces se huele el interior de la caja. A continuación, se retiran las cápsulas de las botellas y se olfatean los tapones por la cara exterior. En este punto, también es importante ver si el líquido ha traspasado el tapón por la parte exterior. Cualquier anomália en estos sentidos, sería motivo justificado para la devolución.

- Se abren las botellas para catar. Debemos oler los tapones por su interior y detectar posibles olores a moho o huevos podridos. Este segundo olor, si es leve, es común en algunos vinos recien descorchados especialmente blancos, aunque se suele ir al airear el vino en unos minutos. Si persiste, algo raro ocurre.

ORIGEN

El origen puede ser muy diverso: materiales o esmaltes incontrolados, problemas higiénicos en barricas, botellas, cartonajes, corchos y materiales de tratamientos enológicos, falta de controles de calidad, etc...

Sea cual sea el motivo, discernir un vino en buen estado de aquel que no lo está es uno de los primeros pasos de todo aficionado que se precie.