El cognac es el rey de los destilados de vino, pero hay otros. Por ejemplo, el Armagnac es el aguardiente más antiguo de Francia y se produce al sur de Burdeos, sólo con uvas blancas (Ugni Blanc, Folle Blanche, Baco 22 A y Colombard) y se destila con el sistema Armagnacais, patentado en el año 1818. Estos destilados envejecen en vasijas de roble, en cavas subterráneas con alta humedad. Blanche d´Armagnac es una nueva categoría para los destilados jóvenes, frescos y florales que gana adeptos con el correr de los años.

Otro hijo del vino es el Brandy español, que en un 90 % proviene de Jerez. El Brandy se encuadra bajo la Denominación de Origen Especifica DOE y los vinos base se elaboran con las cepas Airén y Palomino. Se destila en Alquitaras (Pot Still) o Columnas. También se elabora brandy en el Penedés (Cataluña) y en Portugal.

Los Aguardientes de Portugal se producen en dos regiones que últimamente se han hecho famosas por ellos: la de Vinho Verde, al norte del país, y al noroeste de Lisboa, Lourinha, ambas bajo la respectiva DO.

También en América del sur el vino deriva en aguardiente. Chile y Perú tienen el Pisco; y ambos países se atribuyeron su paternidad; pero estudios recientes confirman que es de origen peruano, apoyándose en datos históricos y lingüísticos: ya en el Siglo XVI se elaboraba en Puerto de Pisco, en el Valle de Ica (Perú) y la palabra tiene raíz quechua. Los españoles introdujeron el método de destilación simple (una sola vez) en alambiques de cobre, para esta bebida de uvas pisqueras variedad Quebranta, Mollar, Uvina y otras.

El Pisco Puro es de una sola uva. Puede ser aromático o no aromático, según la cepa. El no aromático es más expresivo en boca que en nariz y más neutro, ideal para algunos tragos. El aromático tiene amplia nariz, frutal y floral.

El Pisco Mosto Verde se diferencia por el tipo de uva y porque se interrumpe la fermentación del mosto para luego destilarlo. No es dulce, pero tiene más cuerpo.

Por último, el Pisco Acholado conjuga cepas aromáticas y no aromáticas, aportando complejidad en nariz y en boca. Este blend está ganando espacio en restaurantes y barras de todo el mundo acompañando el auge y revalorización de la cocina peruana. Es ideal para disfrutar con un fresco ceviche o productos de mar en tempura o salteados.

El trago más conocido es el pisco sour, pero hay combinaciones más modernas y deliciosas.

Fuente: clarin.com.