El fotógrafo norteamericano Spencer Tunick ha recorrido el mundo retratando cientos de personas desnudas en lugares icónicos de distintas ciudades. Esta vez -con el apoyo de Greenpeace- lo hizo en el Chateau des Rontest, en Francia. Una persona, una cepa, ambas como llegaron al mundo.


Unas 700 personas llamaron la atención sobre los efectos del cambio climático en la producción de vino, la industria madre de esa región francesa y también de Mendoza.