Ochenta y cinco profesionales y estudiantes de Enología están participando, en calidad de alumnos, en los Cursos Rioja y analizan el planteamiento que se formula desde diferentes ámbitos del sector del vino para dar respuesta a la problemática generada por el progresivo aumento de la graduación alcohólica de la uva y su incidencia sobre la calidad final del vino.

Se trata, reconocieron fuentes de la organización, si no de las más bajas, sí de una de las matrículas más cortas de las veintidós ediciones que han sido organizadas hasta el momento por el Ayuntamiento de Haro (a la anterior asistieron más de un centenar de personas). Curiosamente, se da la circunstancia de que coincide con el adelanto de las fechas de una convocatoria que, tradicionalmente, se fijaba para la primera semana del mes de junio.

Sea como fuere, los Cursos Rioja se consolidan, según destacó el concejal José Ignacio Asenjo en la apertura de los mismos, dentro del programa de actividades impulsadas desde la Administración jarrera dentro del espectro formativo. Especialmente cuando se trata del mundo del vino con el que mantiene vínculos históricos.

De ahí que el representante del Consistorio remarcase el hecho de que, «siendo Haro capital del Rioja, todos los esfuerzos dirigidos a mantener los criterios de calidad de nuestro preciado producto serán bien empleados» ya que con ello se contribuye, apuntó a continuación, «a mantener la señal de identidad de nuestra ciudad marcada ya en el devenir de los tiempos por el cultivo del vino de Rioja».

Junto a esa declaración de intenciones con la que ratificó el firme propósito del Ayuntamiento de respaldar la celebración de este ciclo enológico, Asenjo recordó que «el fin último de estas jornadas es instruir en los diversos apartados técnicos a las personas que, de una u otra manera, contribuyen a elaborar este producto que tanta fama da a Haro y al resto de La Rioja</personname />, para que sean conocedores de los últimos avances científicos y técnicos» que se producen año tras años en el sector tratando de dar respuesta a los problemas a los que se enfrenta.