Por Jaime Sanz. ¿Cómo explicar la diferencia de precios entre los vinos premiados con las mismas medallas, en concursos de vinos, de los cuales algunos son carísimos y otros no tanto? Las medallas logradas en los concursos no incrementan los precios, son reconocimientos que consiguen esos vinos a merced de las valoraciones de los jurados de expertos que participan en ellos.

Detrás del precio del vino está el precio de la uva, pero también el resto de elementos que intervienen en su elaboración (corcho, botella, mano de obra, maquinaria y tecnología de bodega, barricas en el caso de ser un vino con crianza...), además de la política de precios de la bodega y el posicionamiento que haya elegido para sus vinos en el mercado, los márgenes del distribuidor...

Pero, en definitiva, un vino vale lo que alguien esté dispuesto a pagar por él, ya sea por lo que la notoriedad o las modas puedan influir ocasionalmente en subir o bajar el precio, y, sobre todo, por la calidad.