Aunque los estándares internacionales hablan de seis copas por botella, alguna vez leí esta afirmación de un famoso chef: "De una botella de vino saco cinco copas: dos para mi esposa, dos para mí y una para la olla". Para gustos los colores, hay varios aspectos que hacen que de una botella de vino se puedan servir entre 6 y 9 copas de vino, más allá de las opiniones personales. Botella, copa, tipo de vino, calidad, temperatura, estética y ocasión determinan cuanto estirar la botella. Lea el motivo.

Aunque los estándares internacionales hablan de seis copas por botella, alguna vez leí esta afirmación de un famoso chef: "De una botella de vino saco cinco copas: dos para mi esposa, dos para mí y una para la olla". Para gustos los colores, hay varios aspectos que hacen que de una botella de vino se puedan servir entre 6 y 9 copas de vino, más allá de las opiniones personales. Botella, copa, tipo de vino, calidad, temperatura, estética y ocasión determinan cuanto estirar la botella. Lea el motivo.

  • La botella: obviamente hablamos de la clásica 0.70 cl. Manténgase la proporción a otros volúmenes.
  • La copa: no es lo mismo una copa de Burdeos que un Catavinos. En general, hablamos de una copa de 125 cl.
  • El tipo de vino: un moscatel es una delicia pero en exceso puede empalagar. Por ello, cada tipo de vino suele tener una copa asociada.
  • La calidad: no hay secretos. Esas copas llenas al filo del vino de barra de muchos bares solo se justifican si el vino es de poca calidad. Nadie da duros a tres pesetas.
  • La temperatura: aunque en la práctica, el volumen bebido acabe siendo el mismo, en ocasiones es preferible servirlo en varias tandas para evitar que el vino pierda su temperatura óptima, mucho más controlable en la botella que en la copa.
  • La estética: hay auténticas obras de arte para acoger al vino. En ocasiones, rozan la excentricidad, pero la forma condiciona algunos de los aspectos anteriormente comentados.
  • El momento o la ocasión: no es lo mismo catar un vino que degustarlo. La cantidad a servir en la copa es mucho menor, en el primer caso.

Del mismo modo, los brindis de cortesía,especialmente de cava, suelen servirse un poco más escasos que de costumbre.
En todo caso, generalizando, extraer entre 6 - 7 copas de vino de una botella es una buena medida para disfrutarlo, compartirlo e incluso, si es el caso, obtener la rentabilidad adecuada a la botella.

Salud!