Si dispones de un rinconcito en casa y te apetece crearte tu bodega personal, sigue estos consejos. Lo primero que has de hacer es recubrir las paredes con algún aislante (fibra de vidrio, poliuretano expandido o telgopor). Además de la temperatura, necesitas mantener las condiciones ideales de humedad, luz y ruido. Tienes que lograr que la temperatura se mantenga constante (18 a 20ºC).

 

En cuanto a la humedad, a los vinos les conviene más permanecer en una Cava húmeda que una seca, donde los corchos se deterioran (humedad alrededor del 50%). Pero la humedad es un enemigo mortal de las etiquetas. Estas pueden protegerse con barniz o con un celofán autoadhesivo.

Debe ser un cuarto tranquilo y sin ruidos, el sótano es ideal por todo lo descrito anteriormente.

Además, debe estar totalmente aislado y en ausencia de luz. No se necesitan muchos metros.

En 3 metros cuadrados cabe mucho mas vino del que podrías imaginar.

En cuanto a la decoración, lo dejamos en tus manos, ya que debes dar un toque personal a la bodega. En este artículo te damos algunos consejos interesantes.

¿Te atreves?