EL BALANCE DE LA COSECHA 2006 DE LA D.O. LA MANCHA ES POSITIVO. LA CALIDAD DE LA UVA HA SIDO EVALUADA COMO MUY BUENA, MIENTRAS QUE LA CANTIDAD HA AUMENTADO UN 10% EN UVA TINTA CON RESPECTO A AÑOS ANTERIORES.El C.R.D.O. La Mancha ha dado por finalizada la vendimia de este año y en un comunicado afirma que la calidad de la cosecha 2006 ha sido muy buena, sobre todo en la uva tinta, cuyo estado sanitario ha sido inmejorable, además de tener una graduación de entre 12 y 14º. En el caso de los blancos, la graduación ha sido algo inferior a la media habitual en variedades como la Airén, pero todas las uvas se han recolectado completamente sanas. De hecho, no sólo el ciclo de maduración del fruto ha sido el adecuado, sino que tampoco ha habido alteraciones climáticas dañinas durante el tiempo de vendimia, por lo que no se ha desarrollado ningún tipo de enfermedad criptogámica.

En lo que se refiere a la cantidad, ha experimentado un aumento de entre un 10 y un 15% en los tintos, como consecuencia de las nuevas plantaciones que están entrando en producción . La cosecha de uva blanca ha sido similar, con ligeros aumentos en las provincias de Toledo o descensos en algunas zonas concretas, más acusados en la variedad Airén, ya que las variedades incluidas en los planes de reestructuración (Verdejo, Moscatel de grano menudo, Chardonnay y Macabeo) han seguido creciendo gracias al aumento del número de plantaciones, tal y como sucedía en los tintos.


La recogida de las variedades tempranas (Tinto: Cencibel o Tempranillo, Syrah, Merlot y Petit Verdot / Blanco: Macabeo o Viura, Chardonnay, Verdejo y Moscatel de grano menudo) se inició a finales de agosto, mientras que la de otras más tardías, como la Airén y la Cabernet Sauvignon comenzó a mediados del mes de septiembre.

En términos generales, y tras analizar las primeras consultas a enólogos de bodegas acogidas, se puede afirmar que los vinos obtenidos tendrán una gran riqueza aromática y buena intensidad de color.