Con la llegada del verano es frecuente llevarse impresiones equivocadas acerca de un vino si no se consume del modo adecuado, esto es, a la temperatura ideal. En otras ocasiones, no disponemos del vino perfecto para la ocasión, lo cual no quita que no existan algunos métodos para salir airoso. Sirvan de recomendaciones los siguientes consejos para "camuflar" los defectos más comunes.

 

* Vino con poco aroma

Se sube la temperatura un poco mas de lo normal, de este modo aumenta la volatilidad y por lo tanto es mas potente en aroma.

* Vino con mucho alcohol

Se sirve mas fresco, y resulta menos calido, ya que el alcohol nos da la sensacion de calidez.

* Vino con poca acidez

Se sirve mas fresco, de esta manera mejora el equilibrio y mejora la frescura.

* Vino blanco muy pesado

Se sirve mas fresco, asi es mas agil en la boca y se manifiesta mejor la acidez.

* Vino algo dulzon

Mas frio de lo normal, la sensacion de alcohol disminuye, se integra mejor el azucar y se expresa mejor la acidez, parece mas fresco.

* Vino muy tanico y con acidez elevada

Se sirve mas frio, se manifiesta mas el alcohol y se suavizan mas los taninos.

* Espumoso con escaso carbonico ( gas )

Se sirve mas frio y se disuelva menos el carbonico y por lo tanto se mantiene mas tiempo el gas.