El espacio es un problema en nuestros hogares lo que hace que los diseñadores agudicen sus propuestas, también en lo relativo al vino. Navegando por la web nos hemos encontrado con estas extrañas copas para los amantes del vino que tengan poco lugar de guardado, o que no quieran comprar una copa para cada tipo de vino, diseñadas por Sherwood Forlee, quien explica su concepto así: "unas copas que puedan separarse de sus tallos para un almacenamiento más compacto, y un vástago de metal para una mayor fuerza. Una junta de goma de forma segura y cómodamente vincula el vidrio que se adapte a su opción para beber con el tallo". Los vástagos están disponibles en una variedad de colores y acabados. "

Fuente: yankodesign.com