No cualquier copa permitirá saborear el vino en plenitud. No sólo depende del cristal con que esté elaborada sino de varias características que le dan una forma determinada. De ahí que a la hora de elegir un juego de copas, es importante tener en cuenta las siguientes claves:

 

- Espesor: debe ser delgada, de manera que los labios percibirán mejor el sabor.

- Transparencia: la copa debe ser completamente transparente para apreciar todos los matices de color del vino. "€¢Base: debe tener un diámetro suficiente para que tenga buena estabilidad.

- Diámetro: de más de 6 centí­metros, para que la nariz entre en ella al beber el vino.

- Capacidad: debe tener una capacidad mí­nima de 150 cc.

- Pie: debe tener el tamaño adecuado para poder tomar la copa sin calentar el vino.