La "mulita de la vid y los frutales" (Naupactus xanthographus) afecta principalmente a vides jóvenes de vivero y del cultivo establecido. En plantas de menos de un metro de altura, dos o más adultos durante la brotación generan daños importantes ya que consumen las hojas. Por su parte, las vides desarrolladas toleran entre 10 y 12 adultos. La presencia de los insectos y sus deyecciones en los racimos de uva para consumo en fresco son causa de descarte. Se trata de un insecto nativo de Sudamérica, de 1,2 a 1,5 cm de largo, de color gris, cuyas larvas y pupas viven debajo del suelo alrededor de las raíces de la vid, y los adultos trepan por los troncos para alimentarse del follaje. Si bien el control de esta plaga se realiza habitualmente mediante pulverizaciones de insecticidas, el INTA Mendoza desarrolló un nuevo método, denominado BIUF-INTA (Bandas Impregnadas de Uso Fitosanitario) que consiste en rodear el tronco con un trozo de alfombra sintética impregnado en una solución de insecticida. 

La técnica se ensayó sobre plantas de la variedad Malbec de uno y dos años de edad. Se utilizó Carbofuran, Carbaryl y Metil Azinfos por separado, en 2005-2006 y 2006-2007. Los grados de control registrados para cada uno de los insecticidas fueron: Carbofuran 97% y 100%, Carbaryl 81% y 89% y Metil Azinfos 45% y 47%, en cada una de las temporadas, respectivamente.

Estos resultados preliminares demuestran la alta efectividad de la nueva técnica para el control de mulitas en vid, dado que requiere de un solo tratamiento anual, posibilita la utilización de altas concentraciones de insecticidas, minimiza la contaminación ambiental y disminuye los costos operativos.

Actualmente el INTA Mendoza ensaya el uso de BIUF-INTA para el control de la cochinilla harinosa de la vid.