Aunque recomendamos no beber alcohol cuando vamos a conducir, hemos de saber que la ingesta de tres copas de vino (300 centímetros cúbicos) no supera la tasa legal de alcoholemia, que actualmente está situada en 0,25 miligramos por litro de aire expirado (0,50 gramos por litro de sangre) para los conductores no profesionales ni noveles.

 

Para los conductores de cierto tipo de vehí­culos, como los de transporte de mercancí­as con carga superior a 3.500 kilos, los de vehí­culos de transporte para más de 9 pasajeros o de servicio público, los de transporte escolar, mercancias peligrosas, servicios de urgencia o portes especiales, las tasas son de 0,15 miligramos por litro de aire y 0,3 gramos por litro de sangre. Estas últimas tasas tamién serán aplicables a los automovilistas noveles, es decir, aquellos con menos de dos años de tenencia del permiso de conducir.

MEDIA HORA

En cuanto a como influye el tiempo en la tasa, sabemos que el nivel máximo de alcohol en sangre y en aire expirado tras beber vino se alcanza después de transcurrida media hora desde la ingestión, adelantándose un poco en los vinos espumosos ya que el carbónico de este espumoso acelera la absorción intestinal del alcohol.

La máxima concentración de alcohol en sangre se alcanza entre los 30 y los 90 minutos después de haberse producido su ingestión. Ahora bien, los expertos consultados coinciden en señalar que las variables a la hora de calibrar la posibilidad de superar los lí­mites de alcohol permitido son varias y entre ellas destacan la cantidad de bebida ingerida, la rapidez con la que se ha tomado la bebida, la propia bebida en sí­, si ésta se acompaña con comida o no, la persona ... Este tipo de factores.

 

ELIMINACIÓN DE ALCOHOL

Así­, la velocidad de eliminañción de alcohol en una hora para un hombre de unos 75 kilogramos de peso es el equivalente a 350 mililitros de cerveza, 180 mililitros de vino y 45 mililitros de licor. En este sentido, el Instituto de Toxicologí­a explica que el consumo de alcohol sule afectar más a las personas menores de 25 años y a las personas mayores de 60 años de edad. Asimismo, bajo las mismas condiciones y según la misma fuente, las mujeres tiendes a reflejar una mayor tasa.

 

VARIACIONES

La ingesta de una lata de cerveza (33 centilitros) o de vaso y medio de vino (60 centilitros) bastarí­a a un hombre de alrededor de 70 kilos para llegar a arrojar el resultado de 0,3 gramos de alcohol por cada litro de sangre. Dicho parámetro alcanzarí­a los 0,5 gramos de alcohol con dos latas de cerveza, dos vasos y medio de vino o dos vasos del referido licor. Por su parte, una mujer alcanzarí­a con menor volumen de alcohol los lí­mites permitidos. Así­, una fémina de alrededor de 60 kilos alcanzarí­a los 0,3 gramos de alcohol en sangre con la toma de entre media lata y una lata de cerveza o un vaso de vino omedio vaso de whisky y los 0,5 gramos por litros con dos tercios de cerveza, 2,5 vasos de vino o dos vasos de whisky.

Este estudio, llevado a cabo por el enólogo y farmacéutico Ramón Vidal, ha contado con la colaboración de la patronal de vinos del Penedés (Uvipe), de los consejos reguladores de las denominaciones de origen Penedés y Cava, de la Associació Catalana de Enólegs y de la Academia Trastavins del Penedes Sant Humbert.