La exportación es el principal reto para la mayoría de las empresas de Castilla y León, por ello el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) desarrolló ayer un seminario para ayudar a los bodegueros a dar los primeros pasos en la comercialización exterior de vinos. Durante las ponencias técnicas se subrayaron datos interesantes, como el hecho de que el gasto en vino en España haya crecido el 80% pese a que el consumo de vino apenas ha variado.

Este dato tiene dos lecturas, una positiva y es que los consumidores beben vino cada vez más rico, de más calidad y más caro, pero también podría significar que es el precio de los caldos lo que se dispara. En este sentido, alguno de los que intervinieron censuraron «el excesivo margen de la hostelería» frente a los precios de los vinos en los supermercados, las tiendas especializadas y las propias bodegas.

La existencia de demasiadas marcas en el mercado vitivinícola genera cierta crisis y, por lo tanto, la exportación se convierte en la mejor salida para el producto, según otros de los aspectos puestos sobre la mesa en Alimentaria.