Por Cristi Espinar. Así como en otros países el consumo de vino blanco predomina sobre el tinto, en España, este vino queda en segundo plano. El presente artículo pretende resumir momentos, motivaciones, frecuencia, rango de precios y características del consumo de vino blanco, estableciendo diferencias en consumo según contexto, lugar, compañía, productos sustitutivos e interacciones, tendencias y comportamiento de compra y consumo.

La gran mayoría de los consumidores de vino blanco son responsables de la compra de vino para el hogar. Supermercado, tiendas especializadas e Internet, son los lugares donde mayormente se compra vino blanco.

Casi la mitad de los consumidores de vino blanco declaran realizar la compra de vino blanco por impulso, toman la decisión justo delante del lineal. También adquiere importancia la compra planificada desde
casa. Cuando compran en el supermercado, el tiempo medio percibido por los consumidores en decidirse a comprar un vino es de 2,43 minutos.

El principal criterio de elección a la hora de pedir/comprar vino blanco es la ?Denominación de Origen?, seguido del ?conocimiento de la marca?.

El precio medio que recuerdan los consumidores de vino blanco en un día normal es algo más de 13 euros la botella, y entorno a los 3 euros la copa. Cuando se consume en una ocasión especial, el precio de la botella aumenta casi 4 euros (17,02 euros), mientras que el precio de la copa aumenta casi 20 céntimos (3,2 euros).

A la hora de hacer un regalo, los consumidores de vino blanco, prefieren regalar vino tinto en primer lugar y como segunda opción vino blanco.

El vino blanco se encuentra fuertemente asociado a pescados y mariscos, y en un segundo lugar a arroces y paellas, ensaladas y comida japonesa. A la hora de establecer un ranking de asociación de comidas con el vino blanco, se confirman de nuevo la asociación a pescados y mariscos, arroces y paellas y ensaladas, pero la asociación con la japonesa cae a un 5º lugar (empatando con huevos y tortillas, pollo y pastas y pizzas).

Los considerados no consumidores de vino blanco (*), afirman que no suelen consumir vino blanco , porque solo lo consumen en ?ocasiones especiales?, porque ?prefieren otro tipos de vino y porque no les gusta mucho el vino en general.

Los no consumidores estarían dispuestos a consumir más vino blanco, si los conocieran mejor y si hubiera vinos blancos muy refrescantes y de baja graduación.

Comparando vino blanco y cerveza, se considera que el vino blanco engorda menos que la cerveza. Sin embargo, la cerveza es considerada como más refrescante?, que quita más la
sed y que acompaña mejor al aperitivo que el vino blanco.

Saludos,

Cristi Espinar

Marketiza

Fuente: basado en un estudio de la Federación Española del Vino.