El consumo de vino en España ha caído en el primer trimestre de 2007 un -2,8%, situándose en 254,38 millones de litros consumidos, según datos del ?panel? de consumo alimentario del Ministerio de Agricultura, analizados por la Federación Española del Vino. Esta caída global se debe al descenso del consumo de vino de mesa (-12,4%), y a pesar del destacable aumento del vino con denominación de origen (+11,7%) hasta los 90 millones de litros.

 

Por canales, el vino adquirido en los establecimientos de alimentación se mantiene estable (-0,1%) durante el primer trimestre de 2007, en los 110 millones de litros (43% del total consumido). Aumenta el consumo en los hogares del vino con D.O. un 9,8% y cae el vino de mesa (-6%).

En el canal hostelería y restauración, cuyos datos publica el Ministerio de Agricultura de forma trimestral, se produce una caída del -4,8%, hasta los 144,35 millones de litros (57% del total consumido), liderada por las pérdidas del vino de mesa (-17,5%), y a pesar la buena marcha de los vinos con D.O. (+12,6%) y de los espumosos y cavas (+22%).

Esta diferente evolución por canales, eleva la participación del canal alimentación en el total consumido en España, tal y como ocurre en otros países consumidores, donde el canal extradoméstico tiene menos peso.

En lo que se refiere al gasto en alimentación, se produce un aumento del 11% hasta los 232,83 millones de euros. Aumento que se explica por la buena evolución del vino con D.O. que crece un 16,3% hasta los 113 millones de euros y de los espumosos y cavas que lo hacen en un 42% hasta los 30 millones de euros. El vino de mesa, cae un -3,1%.

En definitiva, se mantiene la caída del consumo de vino en España durante el primer trimestre del año, producido por la caída del consumo de vino de mesa en ambos canales, especialmente en hostelería, y a pesar del aumento registrado del vino con D.O., del que cabe destacar su recuperación en hostelería, tras una tendencia negativa durante el 2006.