Hoy les presentamos 8 pautas básicas antes de comprar vino.

1) No todo el mundo sabe de vinos, pero todo el mundo sabe que vino le gusta y cuáles no. 

Resulta que, independientemente de la experiencia previa, todas las personas tenemos gusto y olfato, además de la vista; esto, que parece de Perogrullo, no parecen tenerlo claro los principiantes que piensan que no van a ser capaces de identificar las características de un vino por no haberlo hecho nunca.

2) El conocimiento no siempre ayuda.

Saber de vinos implica tener patrones memorizados, dar por hecho algunos dogmas, guiarte por la cabeza e infravalorar la información que te aportan los sentidos dando prioridad a lo que parece que son las cosas. Esto hace que tus prejuicios sobre cualquiera de los aspectos anteriormente  citados te hagan vulnerable. Por ello, aquellas personas que no sabían de vinos y tenían poca experiencia con ellos, solían ganar con mayor frecuencia que los que tenían más conocimientos.

3) Tu opinión sobre un vino, no depende del vino.

Según nuestra experiencia, el concepto que tienes de un vino depende de factores sociológicos o psicológicos, al menos en condiciones comparables. Dicho de otro modo, el mismo vino te puede saber a gloria o a diablos en función de la compañía, la ocasión y los factores ambientales que lo rodean. Estos tres factores son, muy por encima de cualquier otro, los que te crean una buena o mala opinión sobre el producto. Por tanto, la experiencia en torno al vino cuenta tanto o más que el propio producto.

4) Si quieres que te tomen en serio, tómatelo con humor.

El vino ha sido tradicionalmente un producto con demasiada parafernalia. Hay quien confunde tratar con respeto con el esnobismo. Nosotros respetamos mucho el vino (mimándolo desde bodega, cuidando su temperatura de servicio, el tipo de copa, asesorando al cliente e informando sobre sus características, y un largo etc.).  Sin embargo, el vocabulario que usamos se adapta a cada tipología de consumidor y para captar la atención del cliente experimentamos con juegos que aplican un concepto que te acerca un poquito más al vino.

5) El vino no sabe dónde nació, y seguramente, tu tampoco.

Seguimos hablando del vino, eh! Damos por hecho que sabes dónde naciste. Un viñedo situado en el corazón de Ribera del Duero puede ser más Rioja que cualquier vecino suyo con D.O. Ribera. Me explico: el vino no entiende de burocracia. Entiende de clima, de suelo, de variedades de uva, de modos de elaboración, de tiempos de crianza, etc. Y estos factores, pueden ser sorprendentemente similares en zonas que poco tienen que ver con derechos de plantación, consejos reguladores o cercanía geográfica. Por tanto, dentro de una circunscripción (geográfica o burocrática), puede haber vinos tan dispares que la homogeneidad solo está en tu cabeza, que sigues pensando que los “Rioja o Ribera” de turno “son los mejores”, dicho generalmente. Así pues, saber la procedencia de un vino más que complicado sin conocerlo a priori, es intrascendente desde el punto de vista del consumidor medio, si no se deja llevar por los prejuicios.

6) El vino ya no es un fin, tan solo el complemento perfecto a tus aficiones.

Los años en los que nuestros ancestros iban a tomar un vino pasaron. Ahora, el vino se toma mientras cocinas, o en una cena en casa de amigos, al salir a los restaurantes, mientras celebras fin de año, asistes a un concierto o lees un libro junto a la chimenea. Dicho de otro modo, el vino es el complemento perfecto a tus aficiones.

Por ello, hemos “maridado” el vino con talleres de cocina, exposiciones fotográficas, conciertos de música, presentaciones de libros, el mundo de los negocios, las redes sociales, el teatro y los monólogos, los deportes, la comida, el cine y un larguísimo etc. En este ambiente, el cual elegiste por cualquiera de estos motivos, el vino te creo un recuerdo inolvidable!

7) El mejor vino es el que a ti te gusta y puedes permitirte pagar.

Tu y yo, amigo bodeguero, sabemos que el vino no tiene precio, pero si sabemos lo que vale. Y lo que vale, en líneas generales poco tiene que ver con el vino. No entraremos en este tema que daría para otro asalto pero si opinamos que los premios, el packaging, los costes logísticos, de intermediación o la inversión publicitaria (por citar algunos ejemplos) incrementan el coste, pero no el valor del contenido. Si lo que tú valoras es esto último, guíate por tu propio criterio.

8) La traición de tus sentidos.

Se puede tapar un vino (a ciegas), cambiar de recipiente, cambiar conscientemente su color sin afectar al sabor (todo esto para la vista),  modificar su sabor sin cambiar su color, modificar su temperatura (para el gusto) o incluso su textura para afectar al tacto. Se puede crear un ambiente agradable al oído o meter un topo en el grupo que dice saber mucho o engañarte en el precio, para afectar al sentido común.

Hay muchos más modos de poner en evidencia tus sentidos y los prejuicios de tu cerebro y aunque esté feo decirlo, nos hemos divertido mucho junto a vosotros descubriéndonos.

Si lugar a dudas, el sentido más traicionero es la vista. La mayoría de los prejuicios parte de información que proviene de este sentido por lo que le damos la medalla de oro en este sentido.

En segundo lugar, y en contra de lo que piensas, la traición viene de la mano del tacto. La textura, y la percepción de la temperatura modifica en gran medida tu percepción del vino.

Y en tercer lugar se encuentra el gusto, el cual en condiciones normales predomina sobre los dos anteriores pero forzando situaciones comunes en el mercado (infra o sobretemperatura de servicio) cambia totalmente tu percepción del producto.

Terminamos pues con la oportuna aclaración: esto no es ley. Tan solo una opinión basada en la experiencia de una muestra significativa de nuestra sociedad. Seguramente compartas algunos de estos hechos y otros no tanto. Seas como seas, pienses lo que pienses, compártelo.

Las opiniones como el vino, compartidas, siempre saben mejor!

Lugardelvino.com Vinotecas

Grupo Decantia.