CECOGA entregaba el viernes los premios del Concurso de Vinos de Cubillo. En la segunda edición de este certamen aumentó ligeramente la participación, con nueve vinos cosecheros a concurso más que en la anterior, llegando a 161, procedentes de 46 municipios diferentes. En el apartado de tintos jóvenes el ganador fue Eloy Cerezo Domingo, de Baños de Valdearados. En tintos criados en barrica ganó Pedro García Vega, de Peñafiel, y en claros el primer premio fue para José Luis Plaza, de Aldehorno.

 

En esta última categoría se registraron nueve concursantes más que en la anterior, quedando muy parecida la participación en las otras. Sin embargo, dice Julián Sardina, el gerente de CECOGA, que no ha mejorado el nivel de calidad de este tipo de vinos, que ya el año pasado fue criticada por los enólogos del jurado.
Un total de 16 expertos catadores han colaborado con la organización para elegir a los mejores y repartir los premios entre los tres elaboradores citados y otros diecisiete finalistas entre las tres categorías. Javier Aladro, enólogo de Bodegas Valdubón, destacaba el entusiasmo que se mantiene en la Ribera del Duero para producir vinos destinados al consumo familiar, una práctica donde se encuentra la raíz de esta Denominación de Origen.