Con frecuencia, tomas vinos cuyo nombre no recuerdas al día siguiente. No hace tanto, anotabas en tu PDA (papel de apuntar) el nombre. Sin embargo, hoy son muchas las alternativas "tecnológicas" existentes para recordar tu historial de vinos consumidos.

La última en aparecer se llama Drync y se autopromociona como el Shazam del Vino. La aplicación emula la app de reconocimiento de canciones, pero con los vinos. La idea es que sacando una foto de la etiqueta, el aplicativo te permita obtener información sobre el producto y si es posible, comprarlo. 

El proyecto empieza a tener cierta notoriedad pues ya dispone de 30000 vinos que pueden ser comprados en 41 estados (de momento solo en EEUU). Haremos seguimiento de la misma para ver el recorrido de la interesante propuesta.