El ciclo mágico de la vid nos aporta vida cada año. En Invierno, de noviembre a febrero, la cepa está entrado en un período de hibernación, la savia no circula por la planta. En primavera, todo cambia. 
 
PRIMAVERA:
En marzo, la planta empieza a brotar.La savia fluye de nuevo dando lugar al crecimiento de brotes y pequeñas hojas. De mayo a junio sigue creciendo y salen los pequeños racimos.Esto puede ser que no suceda hasta el segundo año de vida.

VERANO:
En julio siguen saliendo hojas y terminan de formarse los racimos de uva.En septiembre llega el momento de la cosecha.

OTOÑO:
Las hojas caen y se produce la parada hivernal de la planta.