Navarra cuenta con unos caldos extraordinarios y reconocidos con sello Denominación de Origen, pero degustarlos en un mismo lugar sería perder el encanto de su procedencia. Nace ?La ruta del vino?.

La Ruta del Vino de Navarra es un proyecto promovido por el Consorcio de Desarrollo de la Zona Media que cuenta con el apoyo del Gobierno de Navarra a través del Departamento de Cultura y Turismo. Para su puesta en marcha el Departamento ha aportado 316.800 euros en ayudas desde el año 2004, de los que 187.583 se han concedido en concepto de transferencias corrientes y 129.202 en gastos de inversión para la realización de cinco miradores, tres senderos y la señalización de la ruta.

En la actualidad, La Ruta del Vino de Navarra cuenta con cinco miradores y tres senderos. Los miradores habilitados se sitúan en Ujué, Miranda de Arga, Adiós y Larraga, donde existen dos. Respecto a los senderos, éstos se encuentran en Añorbe, Olite y San Martín de Unx.

En cuanto a la señalización, a lo largo de la ruta se pueden encontrar señales de bienvenida de entrada a la ruta y en los establecimientos pertenecientes a la ruta. Asimismo, hay señales informativas en los cascos urbanos de los municipios que pertenecen a la ruta y señales direccionales en carreteras y cascos urbanos.

La Ruta del Vino de Navarra se enmarca en dos ámbitos de actuación del Departamento de Cultura y Turismo. Por un lado, en los programas de Calidad, tanto de calidad en productos de calidad en destinos y servicios y, por otro, en la creación de productos turísticos, a través del Plan de Desarrollo de Productos Turísticos de Navarra, que tiene como finalidad aumentar la oferta turística, y para ello se ha dividido Navarra en 14 unidades, que están trabajando en coordinación con el Gobierno en su propio programa operativo.

En la Zona Media de Navarra, 36 entidades locales vienen trabajando desde 2004 para impulsar y consolidar el producto turístico Ruta del Vino, coordinados por el Consorcio Turístico de la Zona, que es el ente gestor de este programa, en colaboración con el Gobierno de Navarra. A ellos se han ido adhiriendo varias entidades privadas y empresas dedicadas al sector turístico y vinícola que en este momento suman un total de 51 entidades. El proyecto pretende aprovechar la gran tradición vinícola de la zona, para crear un producto turístico integrado, basado en las actividades vitivinícolas, hosteleras, gastronómicas y culturales, promocionando a la vez los recursos de toda la comarca.

Entre las actuaciones que se han llevado hasta la fecha se incluyen la elaboración de un diagnóstico de situación y de los subsiguientes planes de actuación, entre los que se encuentran todos los soportes informativos, la imagen de marca, las publicaciones promocionales y la organización de viajes de familiarización y el diseño de un Plan de Señalización de la Ruta del Vino de Navarra.