Los productores australianos no podrán utilizar denominaciones de vinos europeos como el Jerez, el Oporto o el Champagne en sus productos a partir de 2011, gracias a un acuerdo comercial entre la UE y Australia que impide a los productores de aquel país utilizar estas expresiones tradicionales de los caldos de la UE.

El convenio entra en vigor dos años después de que fuera acordado entre las partes y sustituye uno anterior que data de 1994. Para adaptarse a las nuevas normas que fijan una protección "inmediata" para determinados caldos, pero prevé una supresión "gradual" para otras denominaciones como Jerez, Oporto o Champagne.

También se aplaza hasta el 1 de septiembre de 2011 la prohibición de usar expresiones como el español "Amontillado", el francés "Claret" y el alemán "Auslese". "El acuerdo establece importantes salvaguardas para los intereses vitivinícolas de la UE y garantiza la protección de las indicaciones geográficas y las expresiones tradicionales de los vinos de la UE en Australia y fuera de ella", celebró el comisario de Agricultura, Dacian Ciolos.

Además, protege el régimen de etiquetado del vino comunitario porque establece los criterios voluntarios que pueden usarse en los vinos australianos (variedades de vid, premios, colores específicos, etc.) y porque regula la indicación de las variedades de vid en las etiquetas del vino.

El nuevo acuerdo también resume las condiciones que deben cumplir los productores australianos de vino para poder seguir empleando varios términos de vino de calidad como: Cream o vintage para caldos australianos exportados a Europa y vendidos en el mercado nacional. Según datos comunitarios, en 2009 la UE exportó vino a Australia por valor de 68 millones de euros, mientras que las exportaciones australianas a la UE sumaron 643 millones de euros.