Al vino espumoso, espumante o de aguja, siempre se le ha relacionado con festividades, celebraciones, aniversarios, guateques, etcétera. Descubierto accidentalmente por el monje benedictino Dom Perignon, desde entonces se asocia para estos fines. A los vinos espumosos se les llama de diversos modos en función del terruño, el tipo de uva o el país de procedencia: sekt, de Alemania, cava español, champagne, de Francia.

Es aquí, en Francia, donde más diversidad existe, pues también podemos encontrar los aÿze y cremant, que son vinos tipo champagne pero sin la denominación de origen. O los gaillac, seyssel y el vouvray. De Italia nos llegan los los , lambrusco, asti espumante, prosecco, franciacorta y el fragolino. En Estados Unidos también se fabrican, pero no tienen un nombre específico.

Hay tres métodos de hacer este vino: el champenoise o tradicional, el charmat, y la inyección de anhídrido carbónico. La burbuja es la consecuencia de una segunda, o hasta tercera fermentación, y ésta es en botella. La primera fermentación es la alcohólica, en donde se convierten azucares en alcoholes; la segunda, que no todos los vinos blancos llevan, es la maloláctica, conversión de acido málico en láctico, y para los espumosos, la tercera es que son vinos a los cuales se les añade lo que se llama liquido de expedición con levaduras, que provocan el gas y éste se disuelve dentro de la botella para que al destapar se manifieste la burbuja.

Por último, y como recomendación, en este tipo de vinos se especifica el dulzor en el contenido de la botella y se explica de la siguiente manera

Brut nature: entre 0 y 3 gramos de azúcar por litro
Extra brut: entre 0 y 6 gramos por litro
Brut: entre 0 y 15 gramos por litro
Extra seco: entre 12 y 20 gramos por litro
Seco: entre 17 y 35 gramos por litro
Semiseco: entre 33 y 50 gramos por litro
Dulce: más de 50 gramos por litro

En cuanto a la copa ideal, ésta se llama tipo flauta o champañera, que es alargada y estrecha para poder apreciar todos los sabores y aromas del elixir, así como disfrutar el recorrido de las burbujas. También, tanto la copa como el líquido debe servirse de 8 a 10 grados.