Desde el 1 de julio, la UE prohíbe asociar cualquier ?propiedad saludable? en la publicidad de bebidas alcohólicas si no es con una base científica. El reglamento europeo prohíbe asociar propiedades terapéuticas en las ?comunicaciones comerciales? de bebidas alcohólicas de más de 1,2º. No podrán difundirse comunicaciones comerciales anunciando que la ingesta de vino es beneficiosa para el buen funcionamiento del corazón, por ejemplo.

 

 


"No supone ningún daño al sector", indicó después su compañera en el Gobierno y ministra de Agricultura, Elena Espinosa, quien presentó el programa Estrategia Vino 2010, que persigue convertir el vino español en lí­der mundial. Según Espinosa, la estrategia busca formas "más novedosas" que la publicidad para aumentar el número de consumidores del vino.

Los sectores afectados se han tomado la normativa europea de buen grado: "Las marcas españolas de cerveza no incluí­an este tipo de alegaciones en su publicidad, por lo que el Reglamento no les afectará en la práctica.", explica Jacobo Olalla, director general de Cerveceros de España.

No obstante, también apuntan que "estas medidas, que afectan a la publicidad, no invalidan la realidad reconocida por la comunidad cientí­fica de que un consumo moderado de cerveza (u otras bebidas fermentadas como el vino) por parte de adultos sanos puede tener efectos beneficiosos para el organismo, en el contexto de una dieta equilibrada", puntualiza Olalla.

Tanto el sector de la cerveza como el del vino disponen de sus propios centros de investigación, que elaboran periódicamente informes cientí­ficos que aseguran las propiedades beneficiosas para la salud de estos productos.

Con la nueva reglamentación, páginas web como Cerveza y Salud no se verán obligadas a cerrar. La normativa es clara: "El reglamento no debe aplicarse a las comunicaciones e informaciones no comerciales en la prensa y en las publicaciones cientí­ficas".

¿Buenas para la salud? puede, pero no en anuncios
Según el Centro de Investigación sobre Cerveza y Salud (CICS), esta bebida contribuye a la protección cardiovascular, mejora el sistema inmunológico, previene enfermedades como la osteoporosis y sus calorí­as son "muy reducidas".

Comunicaciones como esta podrán seguir apareciendo en internet y en los medios de comunicación, siempre que sea como información, y no como publicidad.

En el caso del vino, la Fundación para la investigación del vino y nutrición asegura que el consumo moderado de vino disminuye de forma significativa la mortalidad global y las enfermedades cardiovasculares. También es bueno para prevenir otro tipo de patologí­as como son el cáncer, el Alzheimer, la diabetes y la depresión.

Incluso la propia ministra Salgado reconoció el mes pasado que "una copa de vino" puede reportar "eventuales beneficios" para la salud, aunque aseguró que el consumo de esta bebida no deberí­a ser promovida como una "recomendación general" por los médicos de atención primaria.