Ya puede saber si la botella de un gran vino que compró es auténtica. Un grupo de físicos nucleares franceses ha ideado una técnica que permite verificarlo.

 Se trata de introducir en las botellas un haz de iones de un acelerador de partículas. El resultado confirma la edad del vino por su fecha de envase, y es capaz de hacerlo incluso en botellas anteriores a 1950.