Variedad de uva de origen italiano que siempre contó en Argentina con una importantísima superficie de cultivo, aunque ha sido reconocida en los últimos años como una uva capaz de producir vinos de calidad.

 

Para ello, es necesario un manejo racional del viñedo así como un rendimiento moderado, por lo cual puede asegurarse que sólo una fracción de la Bonarda argentina se utiliza con ese fin.


Produce vinos livianos de poco cuerpo, bajos en tanino, ideales para consumir jóvenes.
Tiene una especial aptitud para mejorar y realzar vinos de corte, especialmente con el Malbec.