El uso de Twitter y Facebook se ve reducido a sólo 2 de cada 10 expertos en vino en Francia; en Estados Unidos y Sudamérica la adopción de este nuevo entorno social digital es más rápida y en España, aunque carecemos de datos, podemos afirmar que el número de bodegas que apuestan por ello es minoritario.

"Bueno, acabo de cumplir los 40 años y pasé mucho tiempo en Argentina antes de llegar a Numanthia", explicó Manuel Louzada, quien lleva una de las bodegas de vino tinto con mayor producción en España.

La página web de Bodegas Numanthia aún está en construcción, pero Louzada asegura que alguna vez ha utilizado su cuenta de Twitter.

Puede que los viticultores de esta nueva era no aporten muchos "tweets", pero suelen entrar en blogs sobre vinos.

"El vino es una bebida social vinculada con las redes sociales. Prefiero formar parte de la conversación antes que hablen de mí", dijo Ian Morden, un viticultor de 41 años de Cloudy Bay que ha trabajado en Australia y Nueva Zelanda y que suele acceder a los blogs.

Su colega Nicolas Audebert, un productor de vino de 34 años de Cheval des Andes, está impresionado por lo extenso de las redes sociales y también aterrorizado por cuán molestas pueden llegar a ser.

"Toda mi vida está online, incluso antes de que yo estuviera online", dijo Audebert.

Basado en artículo de Reuters. EEUU.