En el océano Atlántico, a unas 53 millas (81 km) al este de Miami (Estados Unidos) se encuentran las Islas Bimini. Esta cadena de islas es el punto más más cercano de las Bahamas a los Estados Unidos y aproximadamente 137 millas (209 km) razón por la cual, durante casi una década, fue considerada la Isla del Alcohol.

 

En 1919 en EE.UU. entra en vigor las 18ª. enmienda de la Constitución de EEUU a partir de la iniciativa de la congresista Andrew Volstead por la cual son prohibidas las bebidas alcohólicas, bajo la llamada Ley Seca.

La prohibición se hizo efectiva en todo el territorio nacional el 16 de enero de 1920. Así­ pues, durante más de una década, contrabandistas buscaban el lugar idóneo para provisionarse del oro lí­quido de la zona y parecieron encontrarlo en esta isla. Fueron muchos los gánster que visitaron con frecuencia la isla como centro de operaciones y millones los visitantes que acudí­an durante esa época a saciar su sed. Sin duda alguna, el más conocido fue Al Capone, uno de los mafiosos mas conocidos de la época. Si os interesa el tema, la pelí­cula "Los intocables" trata de este asunto. El dí­a que comenzó la prohibición de alcohol en Estados Unidos fue el 16 de enero de 1920, en el que quedaba oficialmente prohibido beber cerveza, vino, etc... Esto supone un problema para la policí­a ya que la gente que ha almacenado alcohol para uso personal debe trasladarlo a sus residencias particulares.

El 13 de junio de 1920 se veí­a que habí­a una gran ventaja; las resacas se reducí­an pero, aún así­, era una verdadera pesadilla para las fuerzas del orden ya que lo que por un lado parecí­an ventajas se tornaron inconvenientes. Al Capone eliminó a toda la gente que intentó cruzarse en su camino de gloria pero éste hizo colmar el vaso de los agentes federales con la "Matanza de San Valentí­n" en 1929, en la que siete gángsteres de Chicago han sido asesinados por la banda de Al Capone; la policí­a cree que las victimas eran de la banda de George Bugsy Moran.Es una guerra sin tregua más de la mitad del cuerpo de policí­a estaba siendo investigado por una supuesta sospecha. Jamás pudo probarse su implicación en los hechos, razón por la cual en 1931 fue acusado de evasión de impuestos y fue condenado a 11 años de cárcel.

El tema más controvertido del periodo 1920-1932 fue la prohibición de la fabricación y venta de bebidas alcohólicas que dio origen a un periodo de violencia cuando bandas organizadas de criminales controlaron la venta ilegal de bebidas alcohólicas. En 1929, una comisión presidencial dictaminó que la puesta en práctica de las leyes antialcohólicas habí­a constituido un fracaso.

En 1933 en los EE.UU. es derogada la Ley Seca como consecuencia de la injusticia, corrupción generalizada y creación del crimen organizado que ha estado vigente durante catorce años. Antes de 1980, debido principalmente a la anexión de varios barrios, la población de Chicago sobrepasó el millón de habitantes. Durante la época de la Ley Seca (1919-1933) Chicago se hizo famosa por el contrabando de licores y por los enfrentamientos entre bandas de gángster, entre los que destacó la figura de Al Capone, protagonista de la matanza de San Valentí­n de 1929.

La ley produjo la división y el descontento social. Mientras la prohibición pasó desapercibida para los agricultores que continuaron cosechando vino y otras bebidas caseras, y fue ampliamente aceptada por la población del Sur y del Middle West, las ciudades del Norte rehusaron aceptarla. Curiosa y paradójicamente, una ley aprobada con todo el esfuerzo y entusiasmo no consiguió apoyos para ser cumplida. El número de agentes federales que vigilaban el cumplimiento de la ley fue escasí­simo, con salarios insuficientes y apenas ayudados por las autoridades locales de las zonas húmedas. No es extraño, pues, que se desencadenasen la corrupción y la inmoralidad. El desprecio a la ley alteró las costumbres -principalmente de las clases altas- de forma extremadamente nociva. Los viejos "Saloons"(salones) desaparecieron dando paso a los "speakeasies" o bares ilegales. Contrabandistas sin escrúpulos introdujeron licores en el paí­s desde México, Canadá o las Indias Occidentales para ser distribuidos por otros "bootleggers" a su clientela. Incluso algunos americanos confeccionaron bebidas alcohólicas caseras. La bebida comenzó a tener un nuevo hechizo. Altos ejecutivos y grandes empresarios burlaron olí­mpicamente la ley en sus mansiones y clubs convirtiendo la bebida en un signo de prestigio social. Siguiendo el ejemplo de la clase alta y hostigados por la rebeldí­a juvenil, teen-agers, estudiantes universitarios y gente joven, en general, no se quedaron atrás en el consumo de alcohol. Todo parecí­a indicar que la prohibición dejaba de ser el "noble experiment" (noble experimento), defendido por las gentes.

La peor consecuencia de la prohibición fue estimular el crimen organizado. El tráfico de consumos ilegales de alcohol movió, por otra parte, cientos de millones de dólares que fueron a parar al mundo del hampa y de los bajos fondos. Aparecieron los términos "racker" y "racketeer" y el gangsterismo hizo presa en otros negocios, extorsionados y obligados a pagar un impuesto para proteger sus intereses y verse libres de las llamas del fuego. Estamos hablando de crimen organizado, en el que se enfrascaban las bandas criminales rivales para asegurar el gigantesco negocio derivado del alcohol. Solamente en Chicago, se produjeron, en la década de 1920, más de 500 muertes a consecuencia de estas luchas entre bandas de gangster. En esta ciudad, la bella "Windy City", a las orillas del lago Michigan, comenzó "Scarface" Al Capone, en 1925, su lucha por el control del mundo del crimen. Fue un personaje tan poderoso polí­ticamente como cualquier otro en el gobierno de la ciudad y más duro que ninguno, haciéndose sospechoso, entre otras cosas, del famoso St. Valentine's Day Massacre, de 1929, en el que perdieron la vida siete miembros de una banda rival. Al Capone fue condenado por evasión de impuestos a once años en una prisión federal. El crimen organizado se extendió, por supuesto, a otros terrenos, como la prostitución, el juego y la droga.


La ley seca según el diccionario: denominación popular del conjunto de disposiciones legales que prohí­ben la manofactura y venta de bebidas alcohólicas. Las leyes y disposiciones prohibicionistas tuvieron particular repercusión en los Estados Unidos y caracterizaron todo un perí­odo de la historia norteamericana.