Novagalicia Banco ha vendido este año parte de sus bodegas en Meaño a la firma catalana Freixenet, que logra así desembarcar en las Rías Baixas, objetivo que todavía no había logrado pese a sus intentos. Lo ha hecho a través de la venta de parte del holding Vinum Terrae, que comercializa vinos como Agnus Dei. A Freixenet vende la sede de esta en Meaño, maquinaria y viñedos, aunque alquila también parte de estos. Para poder cobrar esa renta, mantiene el 98% de Vinum Terrae y se erige en socio de referencia.

El grupo catalán logra aterrizar en la denominación de origen Rías Baixas y elaborar vino albariño, así como aprovechar la uva para fabricar también espumosos después del fallido intento de afianzarse en Pontevedra tras hacerse con la gestión de la emblemática bodega vilanovesa Pazo Baión, expropiedad del narco Laureano Oubiña. Cuando llegó el momento de la subasta, sin embargo, Condes de Albarei se la arrebató.

La operación, de cuyo coste no ha informado NCG, forma parte de un proceso de ventas de participaciones empresariales de la entidad que desde enero de 2012 a la actualidad le ha permitido ingresar 308 millones de euros. Su objetivo radica en centrar su negocio en la banca tradicional "para pymes y familias", manteniendo solo inversiones en empresas "vinculadas directamente a la actividad bancaria" y aparcando su presencia en otros sectores. Deberá vender, por ejemplo, otras bodegas que posee en Oporto y León.