Los vinos secos apenas tienen restos de azúcares. Sin embargo, los vinos dulces (Jerez, Málaga, Moscatel, Pedro Ximénez, Oporto, Sauternes, Tokay, Vinos de hielo, Quina, Vermout) si que los tienen y rara vez informan sobre el contenido de azúcar por litro, que se mide en grados Baumé.
 

Un grado Baumé equivale a 18 gramos de azúcar por litro. En vinos de mesa normales, de la tierra o Denominaciones de Origen, los restos de azúcar normalmente son inferiores al gramo.

En el mundo se elaboran blancos " dulces ". En Francia, los famosos Sauternes blancos Ch"teau de Yquem (su contenido en azúcar, dependiendo del año, puede variar desde pocos gramos a más de 80 gramos litro), cuando un fuerte ataque de podredumbre noble concentra los azúcares. Otros originales vinos blancos dulces se elaboran en el Rin (Alemania), Tokay (Ungría), o vinos de hielo de Canadá.

Los vinos de Oporto se elaboran deteniendo la fermentación cuando al mosto le quedan unos 7º Baumé (126 gramos de azúcar por litro), se añade al mosto-vino brandy, holandas o alcohol vínico hasta alcanzar los 15-16 grados de alcohol.