La degustación lleva a la descripción y esta tiene su vocabulario.  Estos 10 términos permiten comenzar a familiarizarse con los términos de cata de vinos: amable, astringente, brillante, corto, carnoso, cuerpo, flaco, herbáceo, ligero o redondo.

 

 

Amable: De un ligero dulzor, apenas perceptible.

Astringente: Similar al anterior pero con intervención de los ácidos, produciendo una
contracción en los tejidos bucales.

Brillante: Cuando al observar el vino en la copa este presenta perfectas condiciones de limpidez.

Corto: Pasa por la boca sin dejar recuerdo.

Carnoso: De buena textura, palpable, que llena la boca.

Cuerpo: Alude a la consistencia y estructura del vino

Flaco: Falta de cuerpo, de acidez, vino sin personalidad.

Herbáceo: Aroma y sabor vegetal que se manifiesta como un dejo a hierbas, hoja molida, pasto.

Ligero: Con poco alcohol. Fácil de beber.

Redondo: Vino equilibrado y armónico, sin puntos criticables.

Si quieres saber algo de vinos, deberás profundizar en el proceso y aprender algunos cientos de palabras más, no tanto si lo que te gusta es disfrutarlo, donde el clásico ummmmmmm es más que suficiente.