Las Denominación de Origen Arribes y Tierras de León, incorporadas ya a las DO vitivinícolas de Castilla y León, elevan a nueve el número de estas figuras en la comunidad, garantizando su calidad y protección de la producción y elaboración del vino. De este modo, las dos nuevas DO se suman a las actuales de Ribera de Duero, Toro, Cigales, Rueda, Bierzo, Arlanza y Tierras de Zamora.


La Denominación de Origen Arribes tiene una superficie de 203 hectáreas que incluye 18 municipios de Salamanca y 17 más de Zamora. El número de bodegas es de 12, con 637 viticultores.

La elaboración de los vinos de esta denominación se realizará con uvas de la variedad malvasía como principal en las blancas y bufete, Juan García y tempranillo en las tintas.
La DO Tierras de León cuenta con una superficie de viñedo de 1.854 hectáreas que incluye 36 bodegas y 691 viticultores. La zona de producción comprende 68 municipios y más de 140 entidades locales de la provincia de León y 19 municipios de la provincia de Valladolid. Para uva blanca, la variedad principal será verdejo, albarín blanco; y en la uva tinta de esta denominación, la variedad principal será prieto picudo y mencía.

Algunos de los aspectos que protege la DO hacen referencia también a las variedades de uva para la elaboración del vino de denominación, al etiquetado, presentación, comercialización y publicidad del producto junto al registro de un logotipo identificador.

Castilla y León es la Comunidad Autónoma que cuenta con el mayor número de denominaciones de origen del vino de calidad en nuestro país. Cada denominación cuenta con unos requisitos que garantizan la calidad del vino.