Frank O. Gehry & Associates el creador del Guggenheim de Bilbao ha tenido, una vez más, la oportunidad de dar rienda suelta a su imaginación. La casa Marqués de Riscal le encargó la realización de un ambicioso proyecto (4,000 metros cuadrados construidos) que incluye la bodega, sede social y un hotel de lujo, con restaurante, balneario, museo y tienda, para el que el prestigioso arquitecto canadiense ha propuesto un conjunto de gran volumen que mezcla elementos prismáticos de piedra natural, láminas de titanio y cristal. El titanio de formas ondulantes que recubre la estructura de la Ciudad del vino, recientemente inaugurada, ha sido tratado con los colores de Marqués de Riscal: rosáceo (el vino tinto), dorado (la malla que cubre la botella) y plateado (la cápsula de la botella). Casi todo el edificio descansa en tres columnas, donde destacan los más de 2,000 metros de voladizos que, a modo de viseras, impedirán la insolación directa. En el conjunto destaca un ascensor de cristal, que baja desde la superficie hasta el botellero con capacidad para albergar tres millones de envases. Una vez más Gehry ha recurrido al programa informático CATIA para desarrollar el trabajo con superficies complejas.