Por Verónica Giuliani. Estamos en época de Vendimia y es en estos momentos cuando los argentinos tomamos conciencia del lugar que ocupa la Industria Vitivinícola en la economía y el turismo del País.

Aprovechando que estamos en tiempos de expectativas y mucho movimiento esperando los resultados que traerá la Vendimia 2008, me pareció interesante reflexionar sobre algunos números que compartió Raúl Guiñazú, ex Presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura, el pasado mes de Diciembre en la presentación de SITEVI 2008.

Guiñazú resaltó que Argentina cuenta con un total de 26. 133 viñedos, repartidos en 223.00 hectáreas. De esta superficie se cosechan alrededor de 3.000 millones de kilos de uva.  Y agregó que en nuestro país contamos con 1331 Bodegas que elaboran vino y 13 fábricas de mosto integradas a Bodegas.  Lo que se traduce en una producción total de 1504 millones de litros aproximadamente de vino.

Quizás ya muchos han leído sobre las diferentes Zonas Vitivinícolas con las que cuenta nuestro país, lo cierto es que nunca está de más recordarlas: Se podría decir que el país se divide en cuatro zonas cada una con características propias. Tenemos el noroeste conformado por La Rioja, Catamarca y Salta; Luego pasamos a la Zona Centro Este conformado por Mendoza y San Juan; si nos dirigimos hacia el Sur encontramos Río Negro, Neuquén y La Pampa y luego nos faltaría nombrar a Córdoba, San Luis, Tucumán y Santiago del Estero. Del total de la superficie con la que se cuenta, contamos con un 95% para vinificar.

Si uno analiza la historia del Consumo interno, se puede ver que en términos generales ha decrecido notablemente. En la década del 70-80, el consumo per cápita llegó a ser de 92 litros. Vale aclarar que en esta ápoca en Argentina se elaboraban vinos pensando solamente en el consumo interno, por lo tanto todavía no se tenía una concepción acerca de la importancia de la calidad en el vino, sino que se priorizaba sobre todo la cantidad. Luego con el tiempo esto fue cambiando porque se vio el potencial de las tierras, los recursos humanos y a su vez también porque esta bebida fue ganando un lugar en el mundo que antes no tenía. En el 90 el consumo va disminuyendo un poco, hasta llegar a la actualidad reflejada en 29 litros per capita. "Hay muchas razones que explican esta situación, principalmente la aparición de bebidas nuevas y sustitutas en la mesa familiar, la variación de hábitos alimenticios y la desaparición durante 30 años del vino genérico en los medios masivos de comunicación" explicó el ex Presidente del INV.

En el contexto mundial Argentina ocupa el Décimo lugar con respecto al total de la superficie de vid, Octavo lugar en Producción de uvas, Quinto en elaboración de vinos (después de Francia, Italia, España y EE.UU), Séptimo en consumo de vinos y Décimoprimero en exportaciones de vino. Sin embargo Guiñazú aclaró que estos son datos aportados por la OIV (Organización Internacional de la Viña y el Vino) que generalmente llegan con dos o tres años de retraso.

Con respecto a las exportaciones en el año 2006 se llegó a 380 millones de dólares, lo que implica un incremento del 25,5% si se lo compara con el 2005. En el 2007 las ventas al exterior de vinos y mosto alcanzó a 656,2 millones de dólares, lo que significó un aumento de 31,98 por ciento en el ingreso de divisas en comparación con el año anterior.

De esta manera podemos tener un bosquejo de los números que representan a Argentina y la Industria del Vino. Y ahora habrá que esperar y estar atentos ante esta nueva cosecha para conocer los nuevos números protagonistas y disparadores de la realidad Vitivinícola.

Un cordial saludo,

Verónica Giuliani.