El anís es, una de las hierbas medicinales más antiguas del mundo. Proviene del mediterráneo oriental y se cultiva principalmente en España, Italia, América Central y Japón. Es una planta muy aromática de uso medicinal y también da sabor al licor más reconocido de Córdoba: el anís de Rute.

Las destilerías de Rute, localidad de la Subbética cordobesa, constituyen una tradición de gran solera. De ellas proceden los mejores anises, así como otros licores de prestigio.

La elaboración del anís sigue ligada a procesos tradicionales que, desde el siglo XVII, han dado al anís de Rute su merecida fama mundial. Su proceso de elaboración es totalmente artesanal, realizándose la destilación en calderas de cobre idénticas a las que se venían utilizando hace siglos, alimentando las fogatas con madera de olivo ya que es la que más calorías produce en la ebullición del jarabe compuesto de alcohol, agua y la semilla del anís Pimpinella Anisum, conocida popularmente con el nombre de matalauva.

Con la misma base y con un proceso de elaboración idéntico, existen dos tipos de anises: el anís seco, que es el producto más genuino de Rute, con un elevado contenido en alcohol (55º) y el anís dulce, sensiblemente más bajo en graduación alcohólica (35º) y con un exquisito paladar dulce por la incorporación de azúcar en su proceso de destilación.