Vendimiando por la red, he dado con uno de esos blogs que llaman la atención por su originalidad en la temática, pues cuenta anécdotas particulares sobre el vino. Os cuento una de ejemplo: hace unos años, estaba recorriendo la bodega Jean Rivier, en San Rafael, Mendoza, junto a un grupo de turistas, que se formó en el momento, de aproximadamente 20 personas, entre ellas algunos niños...

 

Es así que en el momento de la degustación, descorchan un vino tinto, nos invitan a sentirle el aroma, y a que digamos entre todos a qué huele. Se escucharon los clásicos frutos rojos, ciruela, mermelada, etc, etc. Hasta que una de las copas pasó delante de uno de esos hermosos niños, que había escuchado la consigna y, al mejor estilo jaimito, grito: AL ABUELO!!!!

La madre de esa bella criaturita entre sonrojada y nerviosa, trataba de dar explicaciones y justificaciones, mientras yo pensaba: nació un nuevo descriptor aromático "AL ABUELO".

(Colo Estrada).