Los síntomas alérgicos provocados por el vino pueden venir producidos por la uva, por otros alérgenos alimentarios como los himenópteros o por intolerancia a los sulfitos. Si notaste que el vino no siempre te sienta como debiera, este artículo te será de ayuda como primer paso para acudir a tu médico. 

Los síntomas que se presentan pueden ser provocados por una alergia a la uva, a otros alérgenos alimentarios encontrados en la uva, a las abejas o a las avispas, a numerosas sustancias químicas o a los sulfitos.

Los síntomas alérgicos provocados por el vino.

Por lo general, aparecen entre 15 y 30 minutos después del consumo de vino.
- Rinitis: secreciones nasales y estornudos.
- Urticaria.
- Dolores abdominales.
- Crisis de asma.

 

Alergia a la uva

La alergia a la uva es poco frecuente. Esta alergia es provocada por varias proteínas.

Otros alérgenos alimentarios que pueden ser responsables.

Proteína de leche de vaca (caseína) y clara de huevo pueden ser encontradas en el vino.
Los alérgenos de los himenópteros. Los alérgenos de los himenópteros, abejas y avispas, podrían estar presentes en el vino joven.
Otras sustancias químicas responsables

Numerosas otras sustancias químicas son encontradas en el vino:
El etanol puede ser el responsable de la aparición de síntomas después del consumo de vino.
Otros productos utilizados para la vinificación como los taninos.
- Dioxina
- Histamina
- Naftaleno, arsénico, plomo, etc.

Intolerancia a los sulfitos

Los sulfitos son compuestos químicos utilizados como conservantes en la mayoría de vinos, especialmente en los vinos blancos y champanes. También se puede encontrar sulfitos en algunos alimentos como las frutas secas.

Tratamiento

Tratar los síntomas apenas aparezcan: rinitis, urticaria, asma, etc. Se recomienda no volver a tomar vino.