Por Carlos Martín. Desde varias perspectivas del mundo del vino (producción, distribución, comercialización) se ha cuestionado como vencer la barrera que se ha otorgado al vino, como producto o alimento difícil de consumir, ante la perspectiva casi elitista de pleno disfrute y apreciación solamente alcanzable por parte del profesional.

El vino : ¿una bebida compleja?

Los enólogos hemos hablado en alguna ocasión de cómo podemos acercar el vino a la gente, es decir que el vino sea una bebida más cercana y fácil de consumir, al igual que desde siempre se ha atribuido al agua como necesidad fisiológica, o a ciertas bebidas refrescantes como los refrescos y la cerveza.

Si comparamos hoy en día la amplia variedad de vinos , tipología y características que nos ofrecen, con las características que ofrecen otras bebidas, por las cuales los consumidores las prefieren, podemos ver que se está consiguiendo superar todas las barreras que alejaban al vino para introducirlo como bebida de consumo frecuente. Este éxito se puede deber a que el sector esta potenciando los siguientes puntos que a continuación describo:

- Maridaje: hoy en día el maridaje entre comida y vino, está ampliamente desarrollado, aunque eso no implica que se sigan descubriendo nuevas combinaciones, ya que ambos sectores siguen evolucionando constantemente.

- Gustos de consumidor: se ha acuñado el dicho " existe un vino para cada persona€, yo añadiría ¿has descubierto el tuyo?, debido a que cuando una persona afirma que no le gusta el vino, decisión muy respetable, yo quizás puntualizaría en que aún no lo ha descubierto, debido a la gran tipología de vinos existentes.

- La cultura del vino: no solamente el conocer nuestras raíces, nuestra historia, que ha estado ligada al vino, con gran trascendencia en especial en nuestro país, es importante, sino que el conocer el panorama actual, las variedades de vino, el saber catar un vino, nos facilitan el comprender que el vino es una bebida asequible y cercana, y que su consumo no es tan complicado como se cree en la sociedad.

- Alimento saludable: actualmente se conocen las propiedades cardiovasculares, antioxidantes incluso anticancerígenos que presentan los vinos, pero se sigue explotando las propiedades para infinidad de productos en cosmética y farmacia, que la enología no puede aprovechar.

- Un camino lleno de obstáculos. Durante este camino se han superado diversos

- Elitismo en el sector: Durante la historia del vino, numerosas culturas han posicionado al vino como una bebida de ricos, un liquido elitista, al alcance de diversas clases sociales de alto poder adquisitivo. Hoy en día aunque algunos grupos o marcas siguen tratando de seguir con esta línea, la verdad en el sector, es que el vino ofrece numerosas posibilidades, de amplia gama de características y precios.

- Enoturismo: las bodegas hace unos años se mostraban inaccesibles, pero hoy se abren sus puertas y se muestra sin pudor, todo el proceso por el que la uva se transforma en vino. Potenciando el turismo y los recursos de la zona.

- Cata técnica o cata divulgativa: como profesional, día a día, me doy cuenta que sino transmitimos la información o la metodología para catar , de una forma correcta, es decir cercana para el consumidor, esta supone un arma de doble filo. El convertir la cata en una explicación compleja, llena de tecnicismos, fijan la imagen del consumidor como algo inalcanzable, que no van a saber apreciar nunca. Aquí debemos saber distinguir entre la parte profesional del catador y la parte comunicativa del orador. Como profesionales el catador es una figura especializada, entrenada capaz de apreciar un producto de forma exhaustiva. Pero el consumidor debe aprender una cata divulgativa, amena y práctica, que le sirva para saber diferenciar los vinos, y saber juzgar calidad/precio. El caso más contradictorio se lo podemos atribuir al agua, la cata del agua es una de las que mas entrenamiento requiere, y más especialización, pero sin embargo no supone mayor problema para su consumo.

- Bebida alcohólica: hoy en día comienzan a prosperar los vinos sin alcohol, fruto de la demanda del consumidor, que quiere seguir disfrutando del placer del vino, sin padecer los rigores del alcohol.

- Consumo del vino: poco a poco se comienzan a producir vinos de alta calidad, más estables, y fáciles de consumir, tenemos que entender que el vino es una matriz química compleja, pero quizás lo estamos complicando demasiado con criterios muy diversificados, en cuanto a : la decantación del vino, la temperatura de servicio, el tapón, la conservación, etc... Nadie plantea tantas preguntas a la cerveza y es una bebida que puede tener los mismos problemas o quizás más problemas, incluso de conservación, que el vino. Por lo que debemos producir vinos más fáciles de beber.

Por todo ello espero que veamos que el vino es una bebida saludable, llena de propiedades y cultura, pero ante todo que no se la debe tener miedo, ya que es un alimento fácil de consumir, y en esa línea se sigue trabajando día a día.

Un saludo a todos los lectores del portal y amantes del vino.

Carlos Martín
enologo@lugardelvino.com