Un grupo de físicos nucleares franceses han ideado una técnica para autentificar los grandes vinos introduciendo en las botellas que los contienen un haz de iones de un acelerador de partículas, anunció el lunes el Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS).

"El análisis de los haces de iones da información sobre la edad del vino por la fecha del envase y supera los límites de la técnica de medición por radioactividad del cesio 137 que no permitía autentificar las botellas de vino con fecha anterior a 1950", según un comunicado de prensa del CNRS.

El nuevo proceso permite verificar tanto la edad del vino como su procedencia para autentificar el crudo, "un poco como la firma de un pintor sobre un cuadro, todo esto sin necesidad de abrir la botella y sin afectar a su contenido". Las investigaciones se enmarcan dentro de un contrato firmado por Arcane, la célula de transferencia tecnológica del Centro de Estudios Nucleares de Burdeos Gradignan y una sociedad londinense especializada en el comercio internacional de grandes vinos, The Antique Wine Company.

El contrato prevé el análisis de alrededor de 160 botellas a la espera de crear, en noviembre próximo, de un servicio comercial de expertos a través de la creación de una sociedad independiente francesa Vincert SARL, precisó el comunicado.