Las exportaciones de aceite de oliva registraron en 2006 el valor máximo histórico de la última década y alcanzaron los 57 millones de dólares, informó la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos (SAGPyA). Acompañadas por tres años consecutivos de mejoras en los precios promedio internacionales, las ventas al exterior llegaron así a las 14.305 toneladas en 2006. Los resultados se encuentran ligados a la performance de las operaciones de venta de productos fraccionados con valor agregado, que evidenciaron en el último año incrementos tanto en volumen como en valor. De esta manera, en 2006, se transaron 4.552 toneladas de este tipo de productos, que pueden asociarse a aquellos de mayor valor agregado.

El dinamismo de la venta de fraccionados se avala comparando su presencia en los volúmenes exportados en 2006 con los de 2005.

En 2005 representó el 20 por ciento y el año pasado trepó hasta el 32 por ciento del total de aceite de oliva vendido en los mercados internacionales.

De acuerdo al informe de la Dirección Nacional de Alimentos, los avances para el 2007 confirman que en enero se exportaron 1.343 toneladas de aceite de oliva, por un valor de 4,43 millones de dólares.

El 17% y 25,5% del volumen y valor exportados respectivamente corresponden a productos fraccionados, en los que Brasil fue el principal destino, concentrando el 69,2% del volumen, secundado por Estados Unidos, Uruguay y Chile.