Aceite de oliva procedente de Carmona, en concreto del material promocional de la Ruta Bética Romana, ha servido para encender en Jerusalén las lámparas de la tradicional fiesta judía de Hannuka, la fiesta de las luces, celebrada durante el pasado mes de diciembre. Este gesto de interculturalidad ha sido posible gracias a las relaciones de intercambio cultural que existen entre el Ayuntamiento de Carmona y la Escuela de Elías, organismo dedicado a la educación interreligiosa y patrocinado por la Unesco, desde la clausura en la localidad de la cumbre de líderes religiosos mundiales hace ahora un mes. Gracias a este intercambio de experiencias entre ambas entidades, los líderes religiosos que visitaron la ciudad, entre ellos el propio director de la Escuela de Elías, Alon Goshen-Gottstein, se han comprometido a colaborar en la próxima edición de la Bienal de Arte Sacro de Carmona, que se celebrará en los próximos meses y que en esta ocasión tendrá un carácter interreligioso, y han mostrado además su apoyo a la candidatura de Carmona como "Ciudad Patrimonio de la Humanidad".

Más apoyos para Carmona

En este sentido, Carmona ha recibido en los últimos días nuevos apoyos para su candidatura ante la Unesco. Entre ellos, destacan los de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla, la Universidad de Salamanca, a través de su Vicerrectorado de Investigación, el Consejo de Hermandades y Cofradías de Carmona o el Centro de Estudios Históricos de Andalucía.