El vino es un producto natural, es el jugo o mosto fermentado de las uvas. La fermentación es el proceso que transforma el azúcar de las uvas en alcohol. Las reacciones bioquímicas de la fermentación son provocadas por la levadura que prolifera naturalmente en las uvas, especialmente en el hollejo.

Solo es necesario que este se rompa para que las levaduras
comiencen a actuar sobre el azúcar y empiece así el milagro de la transformación del jugo en
vino.

El ingrediente principal del vino no es otro que la uva. Existen mas de 8000 variedades
conocidas de esta fruta y provienen todas de una misma especie, la Vitis Vinífera, también
utilizada para la elaboración de pasa de uvas. La calidad de las distintas variedades depende de los factores climáticos y del suelo. Cuando la uva llega a su madurez posee características que cambian notablemente de una variedad a otra. Pulpa, piel y hasta semillas influyen en la calidad del vino.